La entrada de agua en las explotaciones mineras subterráneas puede originar un elevado número de graves problemas. Aunque a veces el agua que penetra puede ser bombeada al exterior, bajo determinadas circunstancias es necesario sellar su paso creando una barrera estanca.

Dos tipos de técnicas de inyección:

1. COLMATADO

Este método de inyección ha sido diseñado para contrarrestar la entrada de agua que hace imposible cualquier nuevo avance en la explotación. El objetivo no es detener por completo la entrada de agua, sino reducir dicha entrada lo suficiente como para poder continuar con los trabajos..

2. SELLADO

Este proceso de inyección ha sido diseñado para sellar todas las diaclasas, fisuras y otras discontinuidades geológicas a través de las cuales puede fluir el agua. En este caso el objetivo es detener por completo la penetración de agua.

El "colmatado" implica el uso de una espuma de dos componentes o reactiva al agua de elevada expansión. Si se requiere se dispone de aceleradores para reducir el tiempo de reacción. Inyectado en las fallas que contienen agua, el producto empieza a espumar y a detener el paso de agua a medida que se desarrolla el proceso de inyección.

El "sellado" implica el empleo de productos de baja o ninguna expansión. Tras la inyección, estos productos tipo gel de dos componentes forman una barrera a prueba de agua que redirige el agua en otras direcciones.

Antes de la inyección

Después de la inyección


Hoja de datos técnicos e información adicional

El "colmatado" implica el uso de una espuma de dos componentes o reactiva al agua de elevada expansión. Dadas sus características químicas, estos productos deben ser inyectados por delante del punto de entrada de agua de forma que dispongan de tiempo para la reacción y para detener el paso de agua a medida que se desarrolla el proceso de inyección. Si el producto se inyecta demasiado cerca del punto donde emerge el agua, se correrá el riesgo de que se disuelva con el agua antes de que pueda fraguar adecuadamente. Por tanto es decisivo un punto de inyección correcto para una operación prometedora.

El "sellado" implica el empleo de productos de baja o ninguna expansión. Tras la inyección, estos productos tipo gel de dos componentes forman una barrera resistente al agua.

Descargar la descripción del producto